La música ejerce de comunicador de sensaciones. La podemos imaginar, escuchar, tararear, cantar y... bailar. Es lo que sucede con el 'My baby just cares for me'. El piano que suena te lleva hasta arriba, te eleva, te permite volar y la voz de Nina Simone cuando entona desde su 'erotic smile' hasta cuando deja el 'dont caressss' Recuerdos de swing.

 

Síguenos en Facebook

Información

 

Veo lo mismo que tu

Ahora lo escribo más allá de Sabadell

De todo y para todos

Vida, pura vida en todos los sentidos

A traves de www.jordipress.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Comentarios

Imágenes