Aquel otoño de 1988, los Juegos Olímpicos de Seúl dejaron muchas historias y muchos nombres. Desde Ben Johnson a Florence Griffith, a la victoria de la URSS sobre Yugoslavia en baloncesto con EE.UU. bronce, a Krisztina Egerszegi en natación o al único oro olímpico de Sergei Bubka. Especialmente un nombre, Elena Shushunova, la menuda gimnasta soviética deparó una final de gimnasia de una calidad perfecta como mostró el 10 de su ejercicio en suelo y su victoria ante la rumana Daniela Silivas. Leer en la web de mundo deportivo su fallecimiento con solo 49 años ha sido un golpe

 

 

Síguenos en Facebook

Información

 

Veo lo mismo que tu

Ahora lo escribo más allá de Sabadell

De todo y para todos

Vida, pura vida en todos los sentidos

A traves de www.jordipress.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Comentarios

Imágenes