Plata de ley. La todopoderosa Serbia se alzó con su cuarto campeonato de Europa consecutivo y para vencer a España tuvo que recurrir a la tanda de penaltis. La anfitriona jugó un partidazo, al nivel de las semifinales ante Italia, y el 7-7 mostró la igualdad tan sólo desequilibrada en forma de pena máxima.

 

 

Síguenos en Facebook

Información

 

Veo lo mismo que tu

Ahora lo escribo más allá de Sabadell

De todo y para todos

Vida, pura vida en todos los sentidos

A traves de www.jordipress.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Comentarios

Imágenes